Quistes en el Pancreas

Un quiste pancreático es una colección de líquido que se acumula dentro del páncreas.

Cuando el quiste es verdadero el líquido acumulado está revestido por una columna de células que segregan fluido al interior del mismo. Por lo contrario en un pseudo quiste, que es la forma más común, no hay dicha columna de células que lo rodea como una empalizada.

Existen varias clases de quistes: a) mucinosos contienen mucina que es segregada por las células del epitelio del revestimiento. Pueden ser periféricos o comprometer los canales del páncreas (ductos). Habitualmente se ubican en la cola del páncreas Tienen el potencial de transformarse o albergar cédulas cancerosas especialmente los de mayor tamaño.

b) cisto adenomas serosos son quistes que contienen un fluido claro son más comunes que los anteriores en proporción de dos a uno. Son de naturaleza benigna, a diferencia de los mucinosos que pueden ser benignos o malignos.

c) pseudo quistes son de origen inflamatorio, no suelen tener septos en su interior y puede haber calcificaciones en la pared del quiste. Suelen ser extra pancreáticos.

En los últimos años ha aumentado en forma marcada el diagnóstico de quistes de páncreas asintomáticos. En un estudio de 616 pacientes a los que se les realizó una Resonancia Magnética del abdomen y que no presentaban síntomas vinculables al páncreas un 14% presentaban uno o varios quistes pancreáticos. Muchos de ellos son de naturaleza benigna y solo requieren un periódico control si el diagnóstico es seguro. Por otra parte la experiencia actual ha revelado que los neoplasmas papilares intraductales mucinosos (IPMNs) y los quistes mucinosos (MCNs) tienen el potencial de progresar a un adenocarcinoma invasivo.

A pesar del gran avance en la tecnología por imágenes continua siendo en ocasiones difícil establecer que quiste solo requiere el control periódico y cual tiene un adenocarcinoma asociado o tiene la posibilidad de progresar a un carcinoma.

Como criterio general los expertos sugieren que si el quiste es menor de 2cm sin caracteres aparentemente malignos puede continuar su observación y control con estudios por imágenes cada 6  a 12 meses. Si son mayores de 2 cm. se sugiere intentar aspirar líquido del quiste mediante una fina aguja que se introduce por control ecográfico para descartar contenido de proteínas o  células carcinomatosas.  El dosaje de proteínas y un nivel alto del (CEA) antígeno carcino embrionario hace pensar en una mayor probabilidad de malignización y la resección quirúrgica puede estar indicada. Si el líquido no contiene proteínas o cédulas cancerosas permite que la lesión pueda seguir siendo controlada. Periódicamente. En quistes mayores de un centimetro detectados por RMN o por colangeo pancrateografia si tienen mas de un centimetro controlar otros signos de riesgo aumentado incluyendo si refuerza con el contraste en el estudio, espesor de la pared, calibre del conducto pancreatico y otros. Los quistes de elevado riesgo para algunos autores deben ser resecados

Los IPMNs son neoplasmas epiteliales del conducto pancreático principal o de una de sus ramas que producen mucina. Los que comprometen el conducto principal presentan displasia (cambios celulares) más severos y suelen ser de mayor tamaño, son algo más frecuentes en el hombre, ocurren en promedio en edades de 60 a 70 años y los síntomas atribuibles al tumor pueden tener varios meses a varios años antes de ser diagnosticado. Esto permitiría su detección y tratamiento antes de que progresen a un cáncer invasivo. 

Para el diagnóstico de ésta afección  se cuenta con una variedad de estudios comenzando por la habitual ecografía, en casos de dolor o nauseas, que si encuentra una formación sospechosa puede continuarse con la colangio pancreatografía por resonancia, la tomografía computada de alta resolución y últimamente la eco endoscopía. La Tomografía computarizada y la resonancia no sirve en general para diferenciar el contenido de mucina del quiste. Si es útil la colangio pancreatografía endoscópica.

La Resonancia en cambio es útil para observar la anatomía de los conductosbiliares o pancreáticos. Por lo cual ayuda en el diagnostico de los tumores intraductales.

La obtención de liquido por una biopsia por aspiración  con aguja fina bajo control ecográfico si se logra obtener material suficiente y no contaminado por otros tejidos colaboran con el diagnostico al realizarse el examen citológico y de marcadores tumorales como el CEA., Ca 19.9 y el antígeno Ca 125

Los tumores quísticos MCNs son  menos frecuentes y se considera que su prevalencia es la mitad de los IPMNs, tienen como característico el contenido de un fluido rico de mucina o sangre. Son más frecuentes en la mujer  que en el hombre relación de 9 a 1 en una edad habitual de 40 a 50 años. Al igual que en los IPMNs invasivos los MCNs invasivos son en promedio una década mayor. Al examen tomográfico o de Resonancia se presentan como una lesión quística bien circunscripta con gruesos septos sin dilatación del conducto principal pancreático y sin comunicación obvia con el sistema ductal. Suelen ubicarse en el cuerpo o cola del páncreas. Los pacientes que se  someten a una resección quirúrgica por MCN no invasivo usualmente tienen un excelente pronóstico. En relacion al seguimiento aquellos quistes de riesgo aumentado deben ser controlados entre 3 a 6 meses y luego en forma anual, en los casos de quistes mucinosos no invasivos no requieren control luego de su reseccion. No existen datos suficientes de largo plazo para indicar si el seguimiento puede ser espaciado a dos años o incluso discontinuados una vez lograda la estabilidad de la lesion

En pacientes con dos miembros de su familia de 1er grado afectados, el riesgo es mayor y el control debe ser mas intenso. En aquellos casos con un crecimiento mas rapido del quiste y si adquiere caracteristicas de riesgo debe ser considerada su reseccion.

Los criterios de clasificacion para diferenciar los neoplasmas mucinosos estan relacionados con la dilatacion difusa o segmentaria del conducto pancreatico principal sin otra causa de obstruccion. una dilatacion entre 5 y 9mm puede ser considerada como de riesgo y el diametro de un conducto y si es mas de 10mm como de riesgo elevado. La comunicacion del quiste con el conducto pancreatico principal tambien es un parametro a tener en cuenta como asi tambien el refuerzo de un componente solido dentro del quiste

                                                                                   
Haga clik en la flecha para ir a la Página principal    /   Haga clik en la flecha para ir al comienzo de
Quistes de Páncreas

 

  Dr.: José Luis Bondi 
Fellow del American College of Gastroenterology
Miembro de la Sociedad Argentina de Gastroenterología
Profesor Auxiliar de Medicina de la U.B.A.
 Telefono/fax:
 Fax:
  4806-1801
  4807-3791
 E. Mail:   bondijl@ciudad.com.ar  
 Direccion:   Pacheco de Melo 2475 P.B. ¨B¨ 
  C.P.:1425 - Buenos Aires -  Argentina