INTESTINO GRUESO (COLON)
COMO ESTA FORMADO

El colon normalmente está formado por cinco partes: el ciego con su apéndice vermiforme, el colon ascendente ,porque se dirige de abajo hacia arriba; el transverso porque atraviesa de derecha a izquierda el abdomen; el descendente, y la porción sigmoidea por tener forma de S. En la unión del colon ascendente con el transverso se forma un ángulo que, por estar próximo con el hígado, se lo denomina ángulo hepático. Existe un segundo ángulo en la unión del transverso y el descendente que, por su proximidad al bazo, se denomina ángulo esplénico. Este ángulo se encuentra más arriba que el ángulo hepático.(Figura 46)
Tanto por su origen durante el período embrionario como por su función, el colon se puede dividir en dos partes: A) la porción proximal que llega hasta el final del transverso; comparte su circulación sanguínea con el intestino delgado mediante la arteria mesentérica superior.(Figura 47) Su principal función es la de absorber agua y electrolitos que le llegan desde el ileon. B) la parte distal o izquierda está irrigada por la arteria mesentérica inferior; tiene menor capacidad absortiva y su principal función es la de guardar las heces en forma previa a su evacuación.
El colon tiene aproximadamente entre 90 y 125 cm de largo y su diámetro disminuye desde el ciego hasta el sigmoide.
Su pared, al igual que la del intestino delgado, contiene un revestimiento muscular externo longitudinal y otro interno circular, pero en el colon el músculo longitudinal forma tres bandas separadas, las teniae coli o bandas colónicas, de cerca de 1 cm de ancho que van desde el extremo del ciego hacia el recto.(Figura 46) Entre las tenias hay evaginaciones llamadas haustras que son saculaciones (forma de bolsa) más o menos prominentes separadas entre sí por estrechamientos circulares de profundidad variable. Las haustras dan el aspecto típico al colon que se visualiza al realizar una radiografía contrastada e insuflada del colon. El estado de contracción de las capas musculares circular y longitudinal determina el tamaño y la forma de las haustras. Cubriendo la superficie serosa (la cubierta externa) del colon se observan los apéndices epiploicos que son estructuras adiposas unidas al peritoneo.
Correspondiendo a los surcos formados entre las haustras en su superficie externa, la membrana mucosa del intestino grueso forma unos pliegues transversos conocidos con el nombre de pliegues semilunares que se observan muy nítidamente cuando se distiende el colon con un poco de aire al realizar una endoscopía.
A la inversa del yeyuno y el íleon (intestino delgado), el colon no tiene mesenterio (pliegues del peritoneo) en toda su longitud. Sólo el colon transverso y el sigmoide presentan una estructura de este tipo, de allí su mayor movilidad. El ciego, ascendente y descendente, y el recto están "fijos" y no se mueven con tanta libertad.
Aunque la mucosa (capa más interna) es plana, sus pliegues irregulares llamados plicae o válvulas semilunares, por contracción de las capas musculares adyacentes, le dan el aspecto característico que  se observa  al mirarse la luz interior del intestino grueso con un delgado aparato de fibras ópticas al realizar una endoscopía colónica.

VÁLVULA ILEOCECAL (Figura 48)

Se comporta como un esfínter tanto desde el punto de vista anatómico como funcional. La distensión del ileon terminal (última parte del intestino delgado) provoca relajación de la válvula ileocecal y favorece el movimiento del quimo hacia el colon. Sirve para regular la llegada del contenido ileal al colon proximal y minimiza el reflujo del contenido cecal al ileon.

CIEGO

La parte del intestino que continúa a la válvula u orificio ileocecal y que está por debajo de  esta unión, tiene el aspecto de un fondo de saco. Es el segmento más proximal y más ancho del colon, ocupa el espacio en la parte baja y a la derecha del abdomen llamada fosa ilíaca derecha en virtud de la rotación del intestino durante un estadío embrionario tardío. En ocasiones puede estar localizado un poco más hacia la línea media y en el caso de rotación intestinal incompleta (durante la etapa embrionaria) se puede ubicar hasta en el cuadrante superior derecho y, en casos extremos, en la línea media o en el lado izquierdo de la cavidad abdominal.

APÉNDICE VERMIFORME (Figura 49)

Es una estructura de mucha importancia clínica pues, al inflamarse, constituye la clásica Apendicitis. Durante el examen el médico confirma la localización del dolor aplicando presión en forma sostenida en un punto que se encuentra en la unión de los dos tercios distales de la línea que une la espina ilíaca antero-superiór (parte del hueso de la cadera) con el ombligo. Este punto descrito por Mc Burney (Figura 49) guarda una relación inconstante con la localización del apéndice inflamado que inflama el peritoneo (cubierta serosa que recubre el abdomen) y se transmite a través de los nervios periféricos de la zona a la médula espinal y desde allí al cerebro.
El apéndice forma parte del ciego localizándose por debajo de la unión ileocecal. Su sentido y dirección difiere en cada individuo y depende de la longitud y anchura del pliegue peritoneal que constituye el mesenterio del apéndice. Esto le permite gran movilidad.  En ocasiones, se ubica en posición retrocecal (atrás del ciego), hacia abajo y la derecha, orientado hacia el borde de la pelvis o se pone en contacto con otros órganos de la pelvis, como el útero, el ovario y la vejiga urinaria. También puede encontrarse dentro del saco de una hernia inguinal.
Cuando se consulta al médico por dolor en la zona apendicular, el médico tiene en cuenta las posibles localizaciones de dicho órgano.

COLON ASCENDENTE

Es un segmento de alrededor de 20 cm que se extiende entre el ciego hasta debajo de la superficie inferior del lóbulo derecho del hígado, donde gira hacia la línea media para formar el transverso.

COLON TRANSVERSO

Va del ángulo hepático al esplénico, atravesando el abdomen de derecha a izquierda. Está localizado en el plano anterior,  es bastante móvil y en ocasiones puede descender hasta la pelvis, en la posición de pie, (forma de guirnalda) por estar suspendido por el mesocolon transverso que es un pliegue que se origina desde el peritoneo posterior.
El ángulo esplénico marca la unión entre el colon transverso y el descendente. Su localización, su configuración y su fijación por ligamentos al diafragma puede contribuir a que en algunos casos acumule aire, produciendo dolor abdominal en esa zona, incluso referido al tórax anterior.

COLON DESCENDENTE

Es retroperitoneal con una longitud  de 20 a 25 cm y se extiende desde el ángulo esplénico hasta la zona baja izquierda del abdomen (fosa ilíaca izquierda). Se prolonga con el sigmoide, donde el colon se convierte de nuevo en intraperitoneal.

COLON SIGMOIDE

Va desde el borde pelviano hasta el recto, es un asa redundante con la característica forma de una S. Su longitud varía de manera considerable; los más largos están arrollados en grado variable. En la mayoría de los casos tiene meseterio, lo que explica su movilidad y trayecto sinuoso. Debido a sus giros y curvas, las asas adyacentes están superpuestas entre sí; por lo tanto, cuando se realiza una radiografía de colon, el radiólogo coloca a la persona en distintas posiciones para visualizar las asas en las proyecciones lateral u oblicua. La angulación más aguda corresponde a su unión con el recto, que en los adultos está a unos 15 cm del ano.
 

POBLACIÓN BACTERIANA DEL COLON

En el momento del nacimiento el tracto intestinal es estéril y los animales criados en un medio ambiente libre de gérmenes no tienen microorganismos en la luz intestinal.
Por lo tanto la flora intestinal deriva solo del medio ambiente.
En una gran variedad de especies animales y en el ser humano pocas horas después del nacimiento, ya se hallan en el tracto intestinal poblaciones de microorganismos coliformes y estreptococos .Veinticuatro horas más tarde se establecen los lactobacilos anaerobios y los enterococos cuyo número aumenta en forma gradual en los siguientes diez a veinte días, lapso durante el cual disminuyen los coliformes.
Las especies de los bacteroides, destinadas a convertirse en los constituyentes dominantes de la flora colónica, aparecen a los diez días y proliferan rápidamente.
Tres o cuatro semanas después del nacimiento, la flora característica de cada huésped está bien establecida y no cambia habitualmente en forma significativa.
El estómago y el intestino delgado normalmente contienen cantidades relativamente pequeñas de bacterias. Los cultivos de material del yeyuno no permiten identificar desarrollo bacteriano en una tercera parte de los voluntarios sanos.
Puede haber coliformes en forma transitoria en el yeyuno sano, pero en baja concentración y probablemente representen contaminantes ingeridos en su camino hacia el colon. No se hallan especies de bacteroides.
Desde el punto de vista microbiológico, el íleon representa una zona de transición entre la escasa flora del estómago e intestino proximal y la muy densa población bacteriana del colon.
El cambio más notable ocurre después de la válvula ileocecal, en donde el número de microorganismos aumenta hasta un millón de veces. La flora del intestino grueso está dominada por microorganismos anaerobios (no requieren de oxígeno para desarrollarse) como las especies de bacteroides, los lactobacilos anaerobios y los clostridios. La complejidad de la flora colónica puede demostrarse al haberse encontrado más de 4OO especies diferentes en el cólon de una sola persona.
Las bacterias tienen importantes funciones sobre el organismo. Sirven para metabolizar el colesterol y las sales biliares. Algunas enzimas  producidas por bacterias hidrolizan las formas conjugadas de hormonas como los andrógenos y estógenos, necesaria para su reabsorción intestinal. Metabolizan lípidos, proteínas e hidratos de carbono que llegan al intestino grueso. Sintetizan ácidos grasos, los que son responsables de diarrea en algunas personas que absorben mal las grasas, con su especial olor agresivo.
Degradan la urea y las proteínas en la luz intestinal para producir amoníaco. Las disacaridasas son enzimas que desdoblan los disacáridos (azúcares de la dieta) no absorbidos y los fermentan para formar ácidos acético, propiónico y butírico, lo cual produce heces quemantes y ácidas.
Los ácidos grasos de cadena corta, producto de la fermentación bacteriana de los hidratos de carbono, son importantes para la integridad normal de la mucosa colónica.
La diarrea inducida por antibióticos puede ser el resultado de la alteración de este proceso de fermentación. La presencia de sustratos producto de la alimentación, como las fibras dietarias presentes en cereales, legumbres y algunas frutas, al no ser absorbidos en el intestino delgado, se ofrecen al colon y son atacados por las bacterias produciendo aumento de la masa fecal. Tienen importante participación en el metabolismo de medicamentos,  también intervienen en la síntesis de vitaminas como la B 12.
Los factores que son fundamentales para limitar el crecimiento bacteriano, son el ácido clorhídrico del jugo gástrico y la motilidad intestinal.
Los movimientos del intestino delgado barren hacia el cólon los gérmenes. Cuando la motilidad se enlentece (por edad avanzada de la persona, debido a trastornos motores después de determinada cirugía del aparato digestivo o, también, producto de algunas enfermedades) se produce  crecimiento bacteriano.
Dicho sobrecrecimiento en el intestino delgado, cuya flora en estos casos se asemeja a la del cólon, es perjudicial  pues los microorganismos alteran distintas substancias y procesos necesarios para la digestión y compite con el huésped humano por los nutrientes ingeridos, incluso con la producción de metabolitos tóxicos que afectan directamente a los enterocitos (células intestinales).

                                                                                   
Haga clik en la flecha para ir a la Página principal    /   Haga clik en la flecha para ir al comienzo de Anatomía del intestino grueso (colon)

 

  Dr.: José Luis Bondi 
Fellow del American College of Gastroenterology
Miembro de la Sociedad Argentina de Gastroenterología
Profesor Auxiliar de Medicina de la U.B.A.
 Telefono/fax:
 Fax:
  4806-1801
  4807-3791
 E. Mail:   bondijl@ciudad.com.ar
 Dirección:   Pacheco de Melo 2475 P.B. ¨B¨ 
  C.P.:1425 - Buenos Aires -  Argentina