HABLEMOS DE FIBRAS DIETARIAS

Desde el punto de vista clínico médico, se denomina clásicamente Fibra Dietaria (FD) a los componentes de las células vegetales que no son digeridos por las enzimas del aparato digestivo de los mamíferos. Por eso, son consideradas como material inerte que no aporta calorías al organismo.
Esa definición, que es útil a los fines prácticos, no se ajusta totalmente a la realidad. Es conocido que los polisacáridos no asimilables, no derivables del almidón, que constituyen la mayor parte de las FD, pueden ser parcialmente digeridos al fermentarse en el colon por acción bacteriana. Los principales productos de esta fermentación, los ácidos grasos acético, butírico y propiónico, al absorberse aportan un valor energético todavía discutido.
De acuerdo al lugar que ocupan y a la función que ejercen en las células de las plantas, las FD pueden agruparse en:
                                       -polisacáridos no estructurales: incluyen las gomas y mucílagos secretados o exudados por las células. Los primeros son polímeros de cadena larga que se disuelven y dispersan en agua dando un efecto espesante o viscoso. La mayoría proviene de materiales de las plantas y legumbres como ser, semillas (galactomanano), algas de mar (alginatos), o son producidos por modificaciones clínicas de polisacáridos naturales, como la corboximetilcelulosa y la pectina.
        -polisacáridos estructurales: comprenden polisacáridos no celulósicos (hemicelulosa) y celulosa, que se encuentran en legumbres y frutas, que brindan a la pared y al cemento intercelular, solidez y firmeza.
       -no polisacáridos: como ser la lignina, que es encontrada en las plantas con muchas semillas como las frutillas, y aumentan de concentración con la maduración de las mismas.
En nuestra alimentación están presentes en mayor proporción los polisacáridos estructurales no celulósicos.
De acuerdo a su comportamiento en un medio acuoso, las FD pueden ser solubles y viscosas, o insolubles y fibrosas.
Las primeras tienen capacidad de disolverse y dispersarse, tomando la forma de gel (pectina, mucílagos, gomas y algas). Se encuentran en el salvado de avena, batatas, damascos y duraznos desecados, cáscaras de cítricos, harina de soja, higos secos, nueces, zanahorias, hollejos, semillas de fruta, etc.
Las insolubles y fibrosas, como la celulosa, hemicelulosa y lignina, se encuentran en arvejas secas, salvado de trigo, germen de trigo, maíz, maní, pan de centeno, harina integral de trigo, porotos secos, legumbres, cebollas, choclos, etc.
De las propiedades físicas de la FD, que pueden variar de acuerdo a sus distintos orígenes, dependen sus acciones sobre diversas funciones del organismo.
Estas acciones que se ejercen, ya sea directamente a nivel gastrointestinal o con un punto de partida desde el aparato digestivo, actúan sobre diversos metabolismos como el hidrocarbonado y el de las grasas.

 EFECTOS FISIOLÓGICOS SOBRE EL APARATO DIGESTIVO

Boca y glándulas salivares:
                           Por su mayor volumen, los alimentos ricos en FD requieren mayor masticación, estimulando la producción de saliva. Pueden producir también liberación de pépticos, influenciando la sensación de apetito. Estas propiedades que suelen producir saciedad y tendencia a reducir la ingesta calórica diaria, han sido utilizadas exitosamente en regímenes de adelgazamiento.
En el estómago:
                           El ácido es neutralizado durante más tiempo y es más lento el pasaje de nutrientes al intestino delgado. Esto produce una disminución en la hidrólisis de los polisacáridos del almidón y en la difusión de disacáridos.
Los polisacáridos no celulósicos, como la goma guar, tienen propiedades higroscópicas que le permiten, al ser incorporados tanto en forma de tabletas o de polvo encapsulado, aumentar su tamaño de diez a veinte veces, creando una masa gelatinosa dentro del estómago. El efecto producido de temprana saciedad ha sido utilizado para reducir el peso corporal al disminuirse consecuentemente la ingesta calórica. La principal cadena de polisacáridos que constituye estas fibras y es responsable de esta acción gelificante en el organismo, es la galacto-manosa, por lo cual los productos que la contienen se los conoce como galactomananos. Un compuesto similar, el glucomanano, formado por un polímero de glucosa y manosa, tiene las mismas propiedades en cuanto a la retención de agua y a su capacidad de formar un gel, al expandirse significativamente en contacto con el agua o el jugo gástrico.
En el intestino delgado: La interferencia en la absorción de monosacáridos por el aumento del espesor de la capa acuosa del lúmen, provocada especialmente por las fibrassolubles al gelificarse, impide el adecuado contacto de los nutrientes con las células absortivas de las vellosidades, retardando la absorción de los nutrientes. Estas modificaciones digestivas y absortivas pueden disminuir la hiperglicemia postprandial, la concentración de insulina en normales y diabéticos y atenuar la elevación de los triglicéridos que se produce luego de una ingesta abundante de carbohidratos.
A nivel del colon: Las FD retienen agua y pueden ser degradadas por los microorganismos, aumentando la masa bacteriana y la producción de ácidos grasos de cadena corta. Por ambos mecanismosse produce un aumento del volumen de las heces, se acorta el tránsito intestinal y disminuye la presión intraluminal tanto basal como postprandial.
Las FD solubles, tienen la capacidad de absorber moléculas orgánicas, in vitro e in vivo, incluyendo colesterol y sales biliares, y aumentar su excreción por las heces por una acción sequestrante similar a la de la colesteramina. Esta acción provocaría descenso del colesterol plasmático total y de las lipoproteínas de alta densidad. Existen al respecto, más de diez estudios clínicos controlados que lo confirman, por lo cual el efecto de algunas FD sobre el metabolismo de los lípidos parece estar bien establecido, no estando en cambio bien demostrados los mecanismos responsables.
Las fibras insolubles, aunque en menor proporción, también tienen la capacidad de retener agua y, en el caso del salvado de trigo, esto dependerá del tamaño de sus particulas. El salvado grueso retiene más agua que el fino y tiene más efecto sobre el volumen de las heces.
La ingestión de 20g. De salvado de trigo diarios aumenta el peso de la materia fecal 127% y disminuye el tiempo de tránsito intestinal en 41%.
Los salvados de otros cereales retienen tres a cuatro veces su peso de agua. Las fibras de zanahorias, lechugas, etc. retienen veinte a veinticinco veces su peso. Pero si se relaciona la cantidad de fibras totales que aporta uno y otro, la diferencia es mínima. Vegetales como la banana, el coliflor y la papa, son menos eficaces en retener agua.
Podría resumirse los efectos biológicos de las FD en el intestino y el colon diciendo que modulan la absorción en el intestino delgado, modifican el metabolismo de los esteroles, inducen la fermentación en el ciego y aumentan el peso de las heces.

APLICACIONES TERAPÉUTICAS

En los últimos años, las FD han adquirido implicancias terapéuticas en afecciones como obesidad, diabetes, hiperlipemia, constipación crónica, en la prevención de enfermedades cardiovasculares y coronarias, y en desórdenes intestinales de distinta naturaleza.
En relación a este último aspecto, han sido propuestos dos mecanismos por los cuales una dieta baja en fibras podría favorecer la aparición de desórdenes en el colon.
Las heces de pequeño volumen por una alimentación baja en fibras, producirían un menor diámetro en el lumen del colon lo cual, en las zonas de mayor segmentación como en el sigma, llevaría al aumento de la presión intraluminal, que se traduce clínicamente en los signos y síntomas del llamado "colon irritable" y eventualmente en la herniación de lamucosa,o sea la aparición de divertículos. Dietas elevadas en fibras previenen el desarrollo de divertículos y, cuando éstos ya se han formado, pueden prevenir la aparición de sus complicaciones. En el pasado, basados en conocimientos empíricos, a pacientes con divertículos, aún sin sintomatología clínica, se los trataba con dietas bajas en fibras, pues se consideraba favorable colocar el intestino "en reposo".
Otro aspecto de permanente interés es la posible relación de una dieta rica en fibras y una menor incidencia en la aparición de cáncer de colon. Al respecto no existe aún una comprobación válida, lo cual podría atribuirse, posiblemente, a las dificultades que existen para monitorear el tipo y cantidad de los alimentos ricos en fibras a ingerir, la posible influencia de los alimentos que ingieren en forma concomitante las personas en estudio y su relación con el cáncer de colon y el tipo de población que debe evaluarse.
Las personas con pólipos adenomatosos, demostrado el factor predisponente al cáncer de colon, tienen tendencia a absorber en el colon mayor cantidad de ácido deoxicólico, principal ácido biliar producto de la degradación bacteriana. Éste tiene propiedades mutagénicas y cancerogénicas. Teniendo en cuenta que la absorción de deoxilatos está relacionada con el tiempo de tránsito intestinal, las FD al acelerarlo reducirían el riesgo de cáncer.

EFECTOS ADVERSOS DE LAS FIBRAS DIETARIAS

Durante los años 1986-1989 han sido comunicados 26 casos a la sección de efectos adversos de la Administración de Alimentos y Drogas de los EE.UU. (FDA), referidos a obstrucción esofágica (18 casos) y de intestino delgado (7 casos), asociados a la ingesta de un producto conteniendo galactomanano, sustancia frecuentemente promocionada en diversos productos para la reducción del peso corporal. Este efecto adverso sería atribuíble a la propiedad del galactomanano de gelificarse formando una masa espesa en contacto con líquidos orgánicos.
Desórdenes esofágicos o gástricos como ser esofagitis péptica, hernia hiatal, anillo de Schatzkiy distrofia muscular estaban presentes en un 50% de estos pacientes con obstrucciones de esófago. En los siete casos publicados en ese trabajo con obstrucción del intestino delgado, no se mencionan factores predisponentes. Existen otras varias publicaciones que refieren obstrucción del esófago por productos laxantes conteniendo fibra higroscópica, del tipo de las gomas, que en un caso provocó una severa aspiración pulmonar con neumonitis fatal, en una persona  de edad que ingirió el producto acompañado con poco líquido. Asimismo en Australia se ha publicado casos de obstrucción esofágica por glucomanano, lo cual motivó el alerta de los organismos regulatorios de ese país.
En general, la cantidad de FD a ingerir deberá incrementarse en forma progresiva hasta lograrse la adaptación intestinal pues puede ocasionar, eventualmente, síntomas de intolerancia como flatulencia y distensión abdominal.
Por ello consideramos conveniente que la administración de estos productos deba ser evaluada  por el médico y no sea el resultado de la automedicación como consecuencia de la publicidad masiva.

                                                                                      

Haga clik en la flecha para ir a la Página principal    /   Haga clik en la flecha para ir al comienzo de  Hablemos de Fibras Dietarias.
 
  Dr.: José Luis Bondi 
Fellow del American College of Gastroenterology
Miembro de la Sociedad Argentina de Gastroenterología
Profesor Auxiliar de Medicina de la U.B.A.
 Telefono/fax:
 Fax:
  4806-1801
  4807-3791
 E. Mail:   bondijl@ciudad.com.ar
 Direccion:   Pacheco de Melo 2475 P.B. ¨B¨ 
  C.P.:1425 - Buenos Aires -  Argentina