CÁLCULOS EN LA VESÍCULA BILIAR.  

La existencia de cálculos en la vesícula se han observado en momias egipcias y chinas de hace tres mil años.
En nuestro tiempo, son una de las causas más comunes de desórdenes gastrointestinales.
Los cálculos se forman de un material insoluble, como el colesterol o la bilirrubina que se encuentra en la bilis (figura 38 y 39).
Un diez por ciento están formados puramente de colesterol. Otro diez por ciento son de color negro esfacetados, formados por pigmentos biliares y de color negro. Estos últimos son poco frecuentes en nuestro medio. La mayoría contienen una mezcla de colesterol y sales de calcio con sólo pequeña cantidad de pigmentos biliares ( cálculos mixtos).
Típicamente se desarrollan en un período de muchos años. La mayoría de los cálculos tienen alrededor de un centímetro de diámetro y se encuentran en la vesícula biliar o en los conductos biliares.(Figura 8)
Ha sido estimado que una de cinco mujeres después de los 55 años y en uno de diez hombres después de esa edad pueden presentar cálculos.
 El desarrollo de los cálculos de colesterol se debe a un desbalance en el metabolismo del colesterol. La secreción excesiva de colesterol por el hígado es la causa más frecuente. En general la dieta tiene poca relación con la secreción de colesterol en la bilis; pero se ha podido observar que la obesidad y la rápida pérdida de peso se asocian  a la presencia de cálculos. Factores de riesgo incluyen la edad, antecedentes genéticos e historia familiar.
La concentración de colesterol en el organismo depende de la síntesis en el hígado y de lo que se absorbe con los alimentos. La mayor cantidad de colesterol es solubilizado y secretado sin cambios en la bilis o es convertido a varias sales biliares. Se ha estimado que un 20% del colesterol secretado en la bilis proviene de la síntesis hepática.
Cálculos pigmentados son de observación poco frecuente en el mundo occidental. Están compuestos por bilirrubinato cálcico no conjugado que se encuentra en la vesícula biliar asociado a infecciones biliares crónicas.
Factores de riesgo comunes incluyen enfermedad hepática, enfermedad cardíaca y hemólisis crónica (destrucción prematura del glóbulo rojo dentro de la sangre). Los factores dietarios no son importantes.
Desde hace veinte años ha tomado renovado entusiasmo poder definir los eventos que producen los cálculos de colesterol en la vesícula (tipo de cálculo más habitual).
El epitelio de la vesícula biliar parece tener un importante rol en la formación de los cálculos.
Además de esto, la habilidad de contraerse de la vesícula y expeler su contenido es de vital importancia.
 La mayoría de los cálculos se encuentran en la propia vesícula pero pueden detectarse también en las vías biliares intra o extrahepáticas .(Figura 8). Muchos cálculos de la vesícula biliar no producen síntomas y son silenciosos mientras que los de las vías biliares, especialmente los de la vía biliar principal (el colédoco) producen ictericia (color amarillento de piel y mucosas).

BARRO BILIAR

Consiste en un material que se acumula en partes de la vesícula y puede ser determinado durante un examen ecográfico.
Bioquimicamente está compuesto por gránulos de bilirrubinato de calcio y cristales de colesterol dentro de un gel de mucus. Puede aparecer en forma espontánea en algunos individuos, también se lo ha hecho responsable de episodios de dolor abdominal. Se cree que es un factor de riesgo para el desarrollo de cálculos.

EXÁMENES DIAGNÓSTICOS MAS FRECUENTES

 

El utilizado más comúnmente es la ecografía abdominal. La ecografía utiliza ondas acústicas de elevada frecuencia para identificar cálculos localizados en la vesícula. No hay exposición a radiaciones y el examen es sensitivo, específico y poco costoso. La ecografía detecta cálculos de gran y pequeño tamaño, pero no diferencia entre cálculos de colesterol y pigmentados. Puede colaborar en el diagnóstico de colecistitis aguda, en conocer si existe obstrucción de la vía biliar o enfermedad hepática. No es un buen examen para detectar cálculos en la vía biliar.
Para localizar cálculos en la vía biliar principal (colédoco) el médico al que se consulta podrá derivarlo al especialista que realiza la observación de estos cálculos mediante un examen endoscópico llamado colangio-pancreatografía retrograda que no solo los localiza y además puede extraerlos, si esto corresponde.

 

                                                                                  
Haga clik en la flecha para ir a la Página principal    /   Haga clik en la flecha para ir al comienzo de Cálculos en la vesícula biliar

 

  Dr.: José Luis Bondi 
Fellow del American College of Gastroenterology
Miembro de la Sociedad Argentina de Gastroenterología
Profesor Auxiliar de Medicina de la U.B.A.
 Telefono/fax:
 Fax:
  4806-1801
  4807-3791
 E. Mail:   bondijl@ciudad.com.ar
 Dirección:   Pacheco de Melo 2475 P.B. ¨B¨ 
  C.P.:1425 - Buenos Aires -  Argentina