DROGAS ANTIINFLAMATORIAS Y ULCERA GÁSTRICA ( A.I.N.E.S.)

Las drogas antiinflamatorias no esteroides son medicamentos que producen un gran beneficio en el tratamiento del dolor y  en mejorar la movilidad de personas afectadas por enfermedades articulares, pero que también tienen efectos desfavorables sobre el aparato gastrointestinal. Se han demostrado complicaciones serias entre el 1 y 2% de personas utilizando estos medicamentos. Para ponerlo en perspectiva en países desarrollados, hay un riesgo, de tener un accidente automovilístico que ponga en peligro la vida también en un 2%.
Puede minimizarse el riesgo identificando personas con una mayor posibilidad de tener complicaciones. Hay un aumento en el riesgo de esta medicación en aquellos de edad avanzada, si reciben otras medicaciones concomitantes, si existen antecedentes de úlcera o de sangrado por úlcera. Si se utilizan dos o más antiinflamatorios juntos y también está relacionado con la dosis. La vía de administración no es importante pues la frecuencia de úlceras es similar tanto en su administración por boca como inyectable o por vía rectal. Tampoco las fórmulas farmacéuticas con la llamada "protección gástrica"  no reducen los riesgos de las úlceras. La opinión prevalente es que las úlceras y sus complicaciones están relacionadas con un efecto sistémico (sobre todo el organismo) de un grupo de substancias muy difundidas en el organismo, llamadas prostaglandinas. Unas de éstas estarían relacionadas con la inflamación  y el consecuente dolor osteoarticular y la otra sería necesaria para mantener la integridad de la mucosa gástrica y prevenir la aparición de úlceras. 
Los AINES clásicos, muy efectivos en inhibir las prostaglandinas responsables de provocar la inflamación y que por lo tanto calman el dolor osteoarticular, también inhibirían los efectos protectores que otras substancias de éste mismo género tendrían sobre la mucosa gastrointestinal.
Recientemente se han descubierto nuevos fármacos capaces de producir una inhibición selectiva sobre las sustancias responsables de la inflamación y que no disminuyen, en forma tan manifiesta, la actividad protectora que otras de este mismo género tienen sobre el estómago.
Esto abre una perspectiva favorable en la administración de éstas drogas analgésicas y antiinflamatorias para tratar el dolor y la inflamación consecutiva a distintas afecciones osteoarticulares.

La aspirina es un antiinflamatorio efectivo que calma el dolor en dosis de 325 mg diarios. A dosis bajas de 75 a 325mg

predominantemente inhibe una sustancia que promueve la agregación de plaquetas ,elemento que circula en la sangre y si se  agregan entre sí pueden formar un trombo que obstruye la circulación con el consecuente trastorno en la zona afectada. Por lo tanto dosis bajas de aspirina son utilizadas frecuentemente en la prevención primaria y secundaria de la enfermedad cardiovascular. En un estudio realizado en EEUU en personas mayores de 40 años, 34.8% de hombres y 26.2% de mujeres tomaban en forma diaria aspirina

A nivel del aparato digestivo la administración de aspirina en bajas dosis está asociada a un número de efectos adversos como ser erosiones, petequias debido al daño de la mucosa gastroduodenal. Algunas erosiones pueden progresar a  úlceras y/o otras complicaciones.

Los factores de riesgo para un sangrado de la parte alta del aparato digestivo en personas que utilizan bajas dosis de aspirina no está tan bien definido como en aquellos que utilizan otros antiinflamatorios. Los factores de riesgo asociados que se consideran importantes incluyen una historia de enfermedad ulcerosa o sangrado por úlcera, edad avanzada 65/70 años, infección por H. pylori y medicación concomitante con otros inflamatorios, otros agentes antiplaquetarios o anticoagulantes. Los múltiplas factores de riesgo tienen efecto acumulativo.

Las estrategias para reducir los efectos adversos modificables son: la utilización la utilización de un inhibidor de la agregación plaquetaria como el Clopidogrel, agregar agentes protectivos que inhiben la formación del ácido y la erradicación de la infección por Helicobacter.

                                                                                              
Haga clik en la flecha para ir a la Página principal    /   Haga clik en la flecha para ir al comienzo de Drogas antiinflamatorias y úlcera gástrica

 

  Dr.: José Luis Bondi 
Fellow del American College of Gastroenterology
Miembro de la Sociedad Argentina de Gastroenterología
Profesor Auxiliar de Medicina de la U.B.A.
 Telefono/fax:
 Fax:
  4806-1801
  4807-3791
 E. Mail:   bondijl@ciudad.com.ar
 Dirección:   Pacheco de Melo 2475 P.B. ¨B¨ 
  C.P.:1425 - Buenos Aires -  Argentina