COMO FUNCIONA:  FISIOLOGÍA DEL ESÓFAGO


Es el esófago donde mejor se ejemplifica la función motora en el Aparato Digestivo.


La deglución es una función que está bajo un estricto control cerebral, está  representada en la corteza en forma bilateral. Comprende una acción coordinada de las fases orales, faríngeas y  esofágicas.

La primer fase produce el movimiento de líquidos o sólidos de la  orofaringe al esófago,  (figuras 1, 2 y 3). Depende de la voluntad y tiene una duración de aproximadamente 2 segundos, estando regulado por influencias de la corteza cerebral, como sucede con el sentido del gusto, la sensación de hambre y la motivación. El Sistema Nervioso Central le envía impulsos sensoriales a través de los nervios craneales  V, IX y X, y de las vías motoras V, VI, IX y XII.  Los cuerpos cerebrales de las neuronas motoras que inervan los músculos que intervienen en la deglución están localizados en la protuberancia (trigémino, facial) y en la médula (núcleo ambiguo e hipogloso). Los centros cerebrales superiores también influencian la deglución normal.

 

En la fase de la deglución orofaringea participan 30 músculos estriados que son: músculos de la mandíbula, de la cara, intrínsecos de la lengua, extrínsecos de la lengua, del paladar blando, de la faringe y cricofaringe, intrínsecos de la laringe y supra e infrahioideos.

 Para que durante la deglución no penetre líquido o alimento a la vía aérea se eleva la faringe, el esfínter esofágico superior y la laringe y se cierran tres de las cuatro rutas que conectan la faringe, es decir: la cavidad nasal, la cavidad oral y la laringe mientras que la cuarta ruta, el esfínter esofágico superior se abre y el bolo alimentario es transportado al esófago por rápidos y fuertes movimientos de la parte posterior de la lengua.


Fase Oral: El alimento entra en la cavidad bucal, se mastica y se forma el bolo.
La lengua se eleva y propulsa el bolo hacia la faringe.
(figuras 1 y 2)
Fase Oro-faringea: La laringe se mueve hacia arriba y adelante. Se detiene la respiración y se relaja el esfínter esofágico superior
(EES) (figura 3) En reposo el cierre del E.E.S. es debido a fuerzas pasivas como también a contracciones musculares activas. Su relajación requiere inhibición del cricofaringeo y contracción de los músculos suprahioideos. Su incompetencia puede ser debida a su descenso de tono

o relajación refleja siendo éste ultimo factor más importante.

 La mayoria de los episodios de regurgitación esófago faringea ocurren en posición erecta y asociados a episodios de reflujo gastroesofagico.

 

Fase esofágica: Luego de la contracción de la faringe comienza el peristaltismo del cuerpo del  esófago, (figura 4).. Esta onda peristáltica (contracción secuencial y propulsiva) se moviliza desde la musculatura estriada del esófago proximal a la musculatura lisa del esófago distal a una velocidad de 2 a 4 cm por segundo. El músculo longitudinal del esófago también se contrae al comienzo de la peristálsis. El peristaltismo primario se inicia mediante la deglución, mientras el secundario puede ser iniciado en respuesta a la distensión de la luz (lumen) a cualquier nivel del esófago (figura 5).


El bolo pasa al esófago superior. El esófago se contrae en forma peristáltica (contracciones progresivas). Se relaja el esfínter esofágico inferior. El bolo llega al estómago.


Cualquier desorden en esta secuencia de eventos puede llevar a un trastorno de la deglución o a la  aspiración dentro de la vía aérea.

 

El Esfínter Esofágico Inferior separa la presión negativa dentro del esófago de la positiva dentro del estómago y previene el reflujo del contenido gástrico al esófago. La tendencia a regurgitar está directamente relacionada a la barrera de presión que es la diferencia entre la presión gástrica y esofágica.

El peristaltismo en los segmentos de musculatura lisa del cuerpo del esófago esta bajo control directo del Sistema Nervioso Entérico.

 

Las neuronas colinérgicas son las responsables de la amplitud de la contracción. Las neuronas de ácido nítrico son las responsables de la fase inhibitoria que precede a la contracción en el cuerpo del esófago.

El EEI es un segmento de músculo liso contraído a nivel de la parte distal del esófago con una longitud de 2 a 4 cm. Este tono en reposo varía de 10 a 30 mm de mercurio. Las presiones del EEI son más bajas luego de la comida y más altas durante la noche.


Cuando la onda peristáltica del cuerpo del esófago llega al EEI, éste se relaja en forma transitoria para permitir el paso de los líquidos y alimentos ingeridos. Luego que pasaron al estómago el esfínter vuelve a la presión aumentada que tiene en reposo, constituyendo la principal barrera al reflujo del contenido gástrico al esófago.


La presión intraabdominal, la distensión del estómago, la acción de los péptidos, hormonas, varias clases de alimentos y muchos medicamentos afectan la presión de este esfínter que ,al perder su tono elevado en reposo, facilita el reflujo del contenido del estómago.


En condiciones normales, el esófago efectúa movimientos peristálticos (contracciones coordinadas y propulsivas) para retornar el ácido al estómago. En las personas sanas casi todos los episodios de reflujo son consecuencia de relajaciones espontáneas del E.E.I. que durante unos segundos deja de actuar como barrera protectora para evitar el pasaje del ácido gástrico.


El mecanismo de la contracción tónica del EEI,  parece ser una propiedad del mismo músculo. También esta sujeta a influencias tanto vagales como adrenérgicas (adrenalina). Se ha demostrado actualmente que en condiciones normales, existen relajaciones transitorias de este esfínter durante el día que  producirían reflujo (líquidos y alimentos del estómago que vuelven a subir al esófago) pero que no se acompaña de síntomas como ser quemazón o pirosis retroesternal. La frecuencia de estas relajaciones del EEI aumenta cuando el estómago esta distendido por gas o comidas copiosas.

                                                                                
Haga clik en la flecha para ir a la Página principal   /   Haga clik en la flecha para ir al principio de Fisiología del  esófago

 

  Dr.: José Luis Bondi 
Fellow del American College of Gastroenterology
Miembro de la Sociedad Argentina de Gastroenterología
Profesor Auxiliar de Medicina de la U.B.A.
 Telefono/fax:
 Fax:
  4806-1801
  4807-3791
 E. Mail:   bondijl@ciudad.com.ar 
 Dirección:   Pacheco de Melo 2475 P.B. ¨B¨ 
  C.P.:1425 - Buenos Aires -  Argentina